Habitaciones

La casa dispone de 6 habitaciones dobles distribuidas entre la planta baja (3) y la primera planta (3);
en total, 5 habitaciones con cama doble y 1 habitación con 2 camas individuales.
Todas las habitaciones están completamente equipadas con sábanas, mantas y toallas.

Castell de Besora

Ubicada en el primer piso y orientada en la parte de levante de la casa, dispone de dos ventanales que la convierten en un auténtico mirador, con vistas al Castillo de Besora, al pueblo y a los prados donde pacen libremente los animales de la finca. Y en el horizonte, Puigsacalm, la cima más emblemática de la Garrotxa y Bellmunt.

Cadí

Ubicada en la primera planta y orientada al norte, se puede disfrutar del encanto de los cerros y las montañas del Bisaura, un espacio de interés natural.

Desde esta habitación, también se divisan gran parte de la Sierra del Cadí, el Taga y el majestuoso Puigmal.

Dalí

Esta habitación debe su nombre a la réplica, realizada por la propietaria de la casa, del famoso cuadro “Cristo de San Juan de la Cruz” del pintor Salvador Dalí.

Las piedras de las paredes, la baldosa catalana del suelo y el techo con vigas de roble la convierten en una de las habitaciones más antiguas de la casa.

Consta de una cama de matrimonio y de dos camas supletorias bajo petición. Como particularidad, esta habitación tiene acceso directo al baño.

Obaga

Situada en la planta baja, como indica su nombre, está orientada al norte y tiene la peculiaridad de ser la habitación ideal para verano, ya que difícilmente hace calor.

Aún así, contrariamente a lo que se podría pensar, gracias a las paredes gruesas y al techo bajo hecho íntegramente en madera, es una de las habitaciones más calientes en invierno.

El encanto de esta habitación reside en que se ha mantenido su pequeña ventana original que ha sido restaurada.

Antiga

Esta habitación dispone de dos camas individuales, está ubicada en la planta baja y orientada al sur. Es una de las habitaciones más antiguas de la casa.

Secret

Antiguo escondite de la casa. Originalmente no tenía ni puertas ni ventanas y sólo se accedía a ella por una trampilla en el techo que comunicaba con la habitación de encima.

En la actualidad, esta trampilla se ha suprimido y se ha abierto una gran ventana. Se accede a ella a través de una sala contigua.

Dispone de una cama de matrimonio y existe la posibilidad de disponer de dos camas supletorias en la sala contigua que la precede.